Ubuntu es un ambiente educativo donde las familias tengan una participación directa y activa, formando parte del espacio educativo donde crecen y se desarrollan sus hijas e hijos. Un lugar donde las familias tienen voz y voto a través de un proceso asambleario que les incluye y hace partícipes.

En Ubuntu, la relación entre el equipo y las familias es muy cercana. Sentimos que es desde esta sintonía en la mirada amorosa hacia cada niño, que ellos reciben la acogida que necesitan para desplegarse.

Cada mes, hacemos una asamblea con todas las familias para tratar temas logísticos y pedagogícos referentes al espacio. Cada familia formará parte de una comisión. No se exige un tiempo concreto, intentamos repartir las tareas según la disponibilidad, los intereses y las habilidades de cada familia.

Aparte de estos encuentros, los educadores hacen dos reuniones (a lo largo del curso) con cada familia, para compartir el día a día con los niños/as, para poder mirar, hablar y compartir dudas, sentimientos, miedos, alegrías … para crecer juntos, como adultos.

La implicación que se pide a las familias se concreta en:

  • con la inversión de la cuota mensual.
  • con la participación activa en las asambleas mensuales y comisiones de trabajo.
  • y con el acompañamiento, por parte de los padres / madres, a su hijo / a, en el periodo de adaptación.

Incorporación nuevas familias.

Cada curso se ofertarán las plazas necesarias para llegar a tener 13 niñ@s. Para poder formar parte del proyecto hay que cumplir unos requisitos iniciales:

  • Estar de acuerdo con los principios de educación respetuosa y de atención a las necesidades reales de los niños en cada edad.
  •  Tener la posibilidad de que madre/padre acompañe al niñ@ en el periodo de adaptación.
  • Que el niñ@ comprenda la edad de entre 3 a 6 años.
  • Comprometerse a participar activamente en las asambleas y comisiones de trabajo para realizar las tareas de equipamiento y mantenimiento del espacio entre otros.

La fase de adaptación del niño/a.

En Ubuntu, es muy importante cuidar que el tiempo de adaptación sea lo que cada niño necesita. En este sentido, no hay un límite de tiempo que esté pautado. Pedimos a los padres la disponibilidad para acompañar a su hijo/hija de forma presencial en el proceso de adaptación. Cada niño vive la separación de sus padres de manera diferente. El único consejos que podemos dar es… no tener prisa y disponer del tiempo suficiente para garantizar a los niños vuestra presencia y vuestro apoyo siempre cuando lo necesiten.

Las acogidas y despedidas diarias.

La familia y las acompañantes podrán intercambiar información breve sobre el estado del niño/a, cómo se ha encontrado a lo largo del día, si ha sucedido algo en particular, si ha tenido frustraciones etc…

Las reuniones de grupo mensuales.

Ubuntu es una asociación y no podría funcionar sin implicación de las familias. Hay que poder asistir a las asambleas que se llevan a cabo una vez al mes (reuniones en las que tratamos temas logísticos y pedagógicos). Las decisiones se toman siempre por consenso.

Las tutorías individuales

Están disponibles a demanda de las familias para tratar casos particulares y demandas puntuales.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies